17 ene. 2010

Otra represión a quienes luchan contra los Boletazos

Después de la represión en Cordoba tras el aumento de diciembre...

Brutal paliza policial a universitarios
por el boleto de ómnibus


(AW) Gas pimienta, bastones, balas de goma y picanas eléctricas fueron los elementos con que la Policía de Salta reprimió a manifestantes que protestaban contra el aumento del boleto del transporte urbano de pasajeros. La mayoría de quienes estaban en la movilización eran estudiantes universitarios, brutalmente reprimidos por la policía.
Salta, viernes 15 de Enero de 2010 (Agensur.info)

Juan Manuel Urtubey, gobernador de Salta, demostró, con la impudicia que lo caracteriza, que cuando llegó al gobierno prometiendo el cambio en verdad iba a cambiar: se iba a convertir en peor represor que su antecesor y padre político, Juan Carlos Romero.

Si aquel abolló las cabezas de las maestras en 2005, en la famosa "Noche de las Tizas", el actual, además de arremeter contra vecinos pobres y sin tierra, periodistas no afines y hasta contra encuestadores de opinión, ahora se le dio por maltratar a estudiantes universitarios que este viernes, se manifestaban en contra del aumento del boleto de ómnibus solicita por SAETA, ente ambiguo compuesto por el Estado y empresarios amigos.

Cerca de 300 manifestantes, muchos de ellos universitarios, trataron de evitar la audiencia pública no vinculante (por lo tanto, inservible) a la que había convocado la Autoridad Metropolitana del Transporte (AMT) para tratar la readecuación tarifaria. El debate debía iniciarse a las 08:00 pero, previamente, llegó la orden para que la Guardia de Infantería de la Policía realizara un desplazamiento que cortó la calle Güemes (donde se encuentra la Fundación Salta, lugar de la audiencia), entre Deán Funes y Zuviría, aunque sin interrumpir el tránsito en esas arterias.

Cuando el grueso de los manifestantes intentó acercarse por Zuviría, se encontró con una fuerte formación policial que impidió el paso. Los integrantes de la Guardia de Infantería avanzaron sobre los estudiantes disparando balas de goma para persuadirlos de acercarse al local de la Fundación Salta.

Cuando los disturbios se generalizaron, la policía comenzó a utilizar gas pimienta contra los manifestantes e incluso contra algunos de los periodistas que realizaban la cobertura de los acontecimientos. Los bastonazos sobre la cabeza de los universitarios y de personas mayores que se encontraban en el lugar, estuvieron a la orden del día. A esto se sumó, poco después, el uso de pequeños aparatos generadores de electricidad con alto voltaje ("picanas") con los que atacaron a varios de los que se oponían a la audiencia pública en la calle.

Como resultado de la refriega, fue detenido un hombre de más de 60 años de edad, Elvio Torres, que según los primeros indicios, sería militante de de uno de los partidos políticos participantes en la manifestación. Torres fue acusado de "resistencia a la autoridad" y "hurto", porque intentó quitarle el celular que utilizaba uno de los policías para comunicarse con sus superiores.

También hubo cerca de una decena de heridos y unos cinco estudiantes universitarios fueron trasladados al Hospital San bernardo para su atención. Uno de ellos se encontraba con una seria lesión en la cabeza.
Audiencia con incidentes

Mientras los disturbios se producían en la calle, en el interior de la Fundación Salta trataban de iniciar la audiencia que ya llevaba un considerable atraso. Hubo gritos e insultos cuando algunos funcionarios intentaron hablar "en defensa de los usuarios", como el caso del secretario de Relaciones Institucionales y defensa del Consumidor, Santiago Godoy (hijo) que tomó la palabra antes que quién debía iniciar los alegatos, el concejal socialista del radicalismo, Carlos Humberto "Uluncha" Saravia, que no alcanzó a abrir la boca, por lo menos, hasta el cierre de este despacho.

Mientras tanto, en las afueras, la rectora de la Universidad Nacional de Salta, Stella Pérez de Bianchi, que iba a participar en el debate, se negó a ingresar a la sala al considerar que "esta es una audiencia ‘trucha' (falsa) que no voy a avalar luego de semejante represión por parte de la policía".

En idéntico sentido se manifestó el dirigente de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) quién expresó que "el Gobierno vuelve a cometer un nuevo atropello contra la gente trabajadora".

Fuente: Agensur.info